Los Bucks humillan a los Bulls y recuperan la ventaja

Chicago (EE.UU.)- Los Milwaukee Bucks aplastaron este viernes a los Chicago Bulls a domicilio en el United Center (81-111) y recuperaron la ventaja (2-1) en la serie de primera ronda de los ‘playoffs’ de la NBA, con una exhibición de baloncesto pese a la baja por lesión de Khris Middleton.

Los Bucks tiraron de galones de los campeones de la NBA y se pasearon en el United Center sin despeinarse, con un griego Giannis Antetokounmpo que anotó 18 puntos, recogió siete rebotes y repartió nueve asistencias en 29 minutos en la pista, antes de descansar en el cuarto período, con el encuentro ya sentenciado.

El mejor de los Bucks fue Grayson Allen, el enemigo número 1 de los aficionados de los Bulls por causar una grave lesión a Caruso en febrero, quien metió 22 puntos, con un cinco de siete en triples.

Sin Middleton, que se perderá lo que resta de esta serie por una lesión de rodilla, Bobby Portis brilló desde la línea de tres puntos con cuatro tiros conectados. Acabó con 18 puntos y 16 rebotes.

El español Serge Ibaka, que había perdido protagonismo en las últimas semanas, anotó cinco puntos y recogió seis rebotes en ocho minutos en la pista, tras salir a competir en el último período.

La contundente derrota de los Bulls se refleja en los pésimos números de sus estrellas, en particular DeMar DeRozan, que solo anotó once puntos, y Zach LaVine, que metió quince.

El montenegrino Nikola Vucevic fue el mejor de Chicago, con 19 puntos, pero sufrió mucho en los rebotes y apenas capturó seis. Hace tres días, había recogido trece y DeRozan había sido el matador con 41 puntos.

100 DÓLARES PARA LA ENTRADA MÁS BARATA

El United Center volvió a vivir una noche de ‘playoffs’ cinco años después de la última vez, cuando los Bulls cayeron en seis partidos contra los Boston Celtics, pero el encuentro para los aficionados fue todo menos que divertido.

La entrada más barata para ver el partido costaba 100 dólares y no incluía asiento, sino solo la posibilidad de ver el encuentro de pie desde el tercer anillo del estadio.

Muchos aficionados, con tal de estar presentes esta noche, compraron esas entradas en un United Center repleto, pero pese a ser fieles al equipo, no dudaron en expresar su malestar por la prestación con unas sonoras pitadas y la mayoría de los espectadores ya dejaron la instalación al comienzo del último período.

DOMINIO BUCKS

En la pista los Bucks mordieron desde el primer momento. Agresivos, contundentes en la pintura y desde la línea de tres puntos, se hicieron con una ventaja de 16 puntos en el primer cuarto, empujados por tres triples consecutivos de Grayson Allen que desnudaron a los Bulls.

Vucevic, que anotó desde la línea de tres puntos los primeros seis puntos de los Bulls, no pudo evitar que los Bucks se escaparan. Chicago tiró con un 33 por ciento (7 de 21), por el más de cincuenta por ciento de los Bucks (12 de 23), y el margen se amplió aún más en el segundo período.

DeRozan, clave en la victoria de Milwaukee, tuvo poco acierto, rechazó varios tiros de tres puntos abiertos para tratar de acercarse, pero no consiguió determinar.

Y es que Milwaukee defendió con agresividad y obligó a los Bulls a buscar tiros de tres puntos, sin éxito. Dominantes en todas las zonas del campo, Bobby Portis subió al luminoso el 44-22 que doblaba a Chicago, en el que el único en enseñar el camino era Caruso.

El margen tocó los 24 puntos y se fijó en 19 al descanso, después de que Giannis, que apenas había anotado dos puntos en el primer cuarto, aportara ocho en el segundo.

PITADA DEL UNITED CENTER

Y los Bucks no dejaron de pisar el acelerador en el tercer período, en el que Giannis marcó el camino con un potente mate para el 70-44 y en el que Matthews, Graysol Allen y Connaughton, tremendos en los triples, ampliaron el margen hasta un durísimo 87-54.

Parte del United Center dedicó pitadas a los Bulls, que seguían encadenando balones perdidos, y muchos aficionados empezaron a dejar el estadio al comienzo del último período.

Bobby Portis conectó dos triples consecutivos, uno para cerrar el tercer período y otro para abrir el cuarto, que determinó un 93-59 inapelable.

DeRozan acabó el tercer período con tan solo nueve puntos y nunca entró en el partido, que se convirtió en un pasillo de honor para los Bucks en los últimos minutos.

El argentino Luca Vildoza, con un triple, el griego Thanasis Antetokounmpo, hermano de Giannis, e Ibaka integraron un equipo de suplentes que se encargó de rematar el duelo y de dar descanso a los líderes de la plantilla, que pudieron estar cómodamente sentados en el banquillo ya pensando en el cuarto partido, fijado el domingo, siempre en Chicago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.