El Pregón

Golpe mortal

12/05/2017 by Mariatp in Opinión with 0 Comments

Golpe mortal

Efrain Rincón Marroquin

Efraín Rincón Marroquín (@EfrainRincon17)

Si algo está claro en estos momentos es la confrontación entre dos sectores del país; uno, mayoritario que lucha pacíficamente por el rescate de la libertad y la democracia ultrajada por el régimen; y, el otro, constituido por la minoría gobernante, deslegitimada e incapaz de dirigir a la nación, que se aferra al poder haciendo uso todos los mecanismos posibles, incluso la destrucción de la constitución vigente, considerada como uno de los principales legados de Hugo Chávez, otrora líder de la revolución bolivariana.

La otra verdad que vivimos los venezolanos es que estamos frente a una dictadura represiva, criminal y corrupta que amenaza, a través de una Asamblea Constituyente confeccionada a su medida, con la instauración definitiva de un modelo comunista, a imagen y semejanza del cubano, con lo cual se daría el golpe mortal y definitivo  a la democracia venezolana.

Después de más de cuarenta y cinco días de protestas en las calles, y a pesar del asesinato de treinta y nueve manifestantes por parte de los cuerpos de seguridad del Estado y grupos paramilitares permisados por el régimen, los venezolanos se mantienen firmes en la búsqueda de un cambio político que le permita a Venezuela vivir un nuevo ciclo histórico, donde prevalezca un sistema democrático sustentando en instituciones republicanas, fieles a la Constitución de 1999.

En estos difíciles días son muchos los testimonios que hemos observado; seguramente, el más estremecedor es el arrojo de nuestros jóvenes que están dando hasta su vida por la libertad de su país. Sin duda, los verdaderos héroes de esta gesta libertaria son los jóvenes; son ellos los que han llevado la peor parte, ofrendando su vida por la búsqueda incesante de un mejor futuro, cruelmente arrebatado por unos miserables cuyo único interés es el poder, no para servir al pueblo sino para servirse de él; luchan por la libertad que, a lo largo de dieciocho años, el régimen chavista-madurista les ha prohibido disfrutar; luchan por las oportunidades que la revolución les ha robado impidiéndoles alcanzar un futuro como el que sueñan los jóvenes en cualquier parte del mundo; luchan y se enfrentan a las fuerzas violentas del régimen porque desean vivir en un país normal en el que el trabajo, el progreso, la justicia, el sosiego y la seguridad sean un derecho al alcance de todos.

Nuestros jóvenes, en compañía de millones de venezolanos que amamos la libertad y la democracia, están librando esta dura batalla, conscientes que el régimen está decidido a destruir todo vestigio de democracia, a través del mayor fraude de esta revolución representado por la convocatoria a una Asamblea Constituyente en la que privan los intereses de la cúpula gobernante, violando flagrantemente la soberanía popular, pues, le temen a la voluntad libérrima que nace del voto universal consagrado por la Carta Magna.

Esa convocatoria a la Constituyente lejos de resolver la crisis, profundiza los graves problemas de la nación y provee de mayor legitimidad a las protestas de los venezolanos. La constituyente es la última oportunidad de un régimen agónico, que pretende usar la fuerza asesina de la cúpula militar y de instituciones inmorales para mantenerse en el poder e instaurar definitivamente un modelo comunista estilo cubano, en el que nunca jamás habrán elecciones libres y en el que el destino de la nación estará secuestrado por una camarilla de forajidos a los que les importan preservar sus riquezas y beneficios, con absoluta impunidad, aunque ello signifique la destrucción total de la República.

Los tiempos que vivimos son muy complejos, pareciera que estuviésemos en un juego cerrado donde no se vislumbra una salida a la crisis; no obstante, sigo insistiendo en que estamos frente al quiebre de un ciclo histórico y en presencia de los dolores de parto de una nueva nación, orientada por principios y normas propias de una sociedad libre, democrática y civilizada.

Lo que debe privar en estas circunstancias tan inciertas es la perseverancia y resistencia de los venezolanos, la vocación unitaria y visión estratégica de la oposición democrática y la convicción absoluta que sólo la inteligencia y la organización popular en la calle, son el camino para garantizar el cambio político en Venezuela e iniciar la construcción de un modelo del que nos sintamos plenamente orgullosos.

El tiempo pasa inexorable mientras que se acrecienta la incertidumbre e impaciencia del pueblo, pero todo nuevo proceso histórico debe padecer los dolores que hoy nos embargan. La esperanza y la fe deben seguir acompañándonos en esta hora menguada, en la seguridad que más temprano que tarde seremos libres porque este pueblo se cansó de esta farsa que nos ha llenado de pobreza, miseria e indignidad.

Por último, deseo expresar un homenaje sencillo pero muy sentido a los jóvenes que han ofrendado su vida por nuestra libertad; su recuerdo y su honor son razones que nos motivan a continuar la lucha porque sus madres merecen que las lágrimas que hoy brotan de sus ojos, sean agua bendita para regar la tierra de una Venezuela libre y grande como la que anhelamos todos los venezolanos.

Profesor Titular de LUZ 

Sainete en cápsulas: Los desvelos de un dictador

12/05/2017 by Mariatp in Opinión with 0 Comments

Sainete en cápsulas: Los desvelos de un dictador

Jose Luis Zambrano

 MgS. José Luis Zambrano Padauy

Las estrategias se agotan y sólo se vacían entuertos. El suelo es movedizo, como gelatina de sabor agrio. Las gavetas yacen deshabitadas de ideas. Los pulmones se llenan de pánico. Un grito suena como un aullido en la memoria. Sólo ve sus manos manchadas en sus sueños repetidos. Las excusas no son atendidas por las mayorías. Quieren sacarlo, desatornillarlo con un ímpetu incorregible. No han servido todas las consejas lejanas, ni los bocadillos de distracción social o esos ritos de medianoche con polvillos mágicos. Poco ha valido el rasgar la chequera, empalmar cifras o forzar una diplomacia agonizada, cuyos representantes parecen sepultureros.

No siente culpa, aunque el temor le corroe hasta las entrañas. Es como un hilo que se sumerge en la sien y te ahoga el entendimiento. Charlas y charlas trasnochadas, pero los resultados se descuadran. La población tiene un fuelle con propia voluntad. No quiere validar sus discursos destemplados. Ahora la gente arriesga todo, sabiendo que la metralla no tiene cordura. Nada les importa a esos ciudadanos decididos. De dónde tanta valentía a estas alturas. No ha servido el enviar a los revoltosos de siempre a propiciar violencia, para culpa a los opositores de los actos vandálicos. Todo es inútil, como un picaporte sin puerta.

Ve en el reflejo del espejo, su rostro cetrino, perturbado y con ojeras prominentes. Se dice a sí mismo, mil veces, sin respiro, como un refrán desempolvado de la historia, que no lo sacarán. No celebrarán su derrota. Es cierto que los ataques internacionales ya se  han vuelto habituales. Tal vez el dinero no alcanza para comprarlos a todos. O se le acabó el condimento al sistema. Reclamos y reclamos. El manual está gastado y perdió su gracia pavorosa; su rebaño de ideas incuestionables.

Lo ven como un bufón sin risas, con sus colmillos afilados. Poco le importa los gritos desatados en las calles, estrepitosos, retumbantes, con su bufido de justicia. No habrá una nueva aurora. No está en los lineamientos. Sólo sembrar caos, desmoronamiento de sus exhalaciones, agotarlos de tristeza y preocupaciones. Ese es el esquema. Así ha funcionado, con conocimiento curtido que las dificultades se tapan con más dificultades. Pero ahora la pólvora se moja y enmudecen los argumentos. Se gastan las alternativas. Ni los aumentos disparatados de salario, ni los anuncios controvertidos les hacen torcer el rostro hacia otro horizonte. Siguen ahí. Continúan atrincherados, dispuestos a ponerle sus espuelas de rectitud y quitarlo del mando.

Posiblemente fue un error el anular a la Asamblea Nacional con tan controvertida sentencia del tribunal. Mira en lo que ha deparado. Se despertaron todos de su letargo. Debe entonces escrutar severamente en el método. Otra posibilidad. Zanjear el asunto con una polémica mayor. Algo que los desmoralice, les depaupere sus bríos.

Salta la idea como un clarín en la mesa de sus allegados: Una constituyente. Moldear todo a sus preceptos y beneficios particulares. No podrán achacarle un desapego a la ley. Por ello, se hará una nueva. La quintaesencia de un comunismo de buen provecho. El verdadero reconstituyente de la revolución. El poder electoral le dará valía. Todo con el remoquete de “comunal”, para asirlo al pueblo. No queda tiempo, pues el ambiente se encuentra al borde de un verdadero estallido social, no uno camuflado o propiciado por humaredas socialistas.

Mientras alardea de su creatividad última, espera que no le salga la carta equivocada y termine como la mayoría de los dictadores que han hartado a su pueblo; degollado por sus propios desquicios de poder.

zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571

LUZ para todos: SIN PAÍS LIBRE NO HABRÁ UNIVERSIDAD

LUZ para todos: SIN PAÍS LIBRE NO HABRÁ UNIVERSIDAD

dr-cesar-ramos-parra

 César Ramos Parra

Profesor Universitario

Las circunstancias se agravan cada día. La incertidumbre crece. La confrontación se acentúa ante la irracional conducta de una camarilla embriagada y ensoberbecida de poder que no le importa derramar la sangre de nuestra indefensa juventud en las calles de nuestra acongojada Venezuela. Nuestros valerosos estudiantes luchando por conquistar el futuro y sus sueños que representa esta patria grande, que nos legaron, jóvenes también, quienes en su oportunidad apostaron por la libertad. Esa herencia está en los genes de nuestra juventud gloriosa y por ello, aunque tristemente, muchos tengan que ofrendar su vida, Dios les dará la victoria.

Sin embargo, muchos de nosotros esperamos el resultado de su victoria, en la comodidad de nuestros hogares o distraídos en nuestras expectativas de las dádivas salariales del gobierno o en una rutina laboral como si no estuviese pasando nada. Muchos líderes, en su disimulo, haciendo que hacen para terminar no haciendo nada. Son los estudiantes universitarios fundamentalmente y jóvenes de nuestros pueblos y ciudades, quienes están llevando la pesada y riesgosa carga de esta confrontación, sin que ellos, casi todos menores de 25 años, sean responsables de haber elegido a quienes nos desgobiernan y autores directos de la ruina moral, económica, política y social de nuestra nación. Es hora que todos reflexionemos con sinceridad y nos dispongamos conscientemente, a asumir una postura activa en estas luchas. Cada quien en el aporte que su conciencia le indique, pero dejando de ser indiferentes.

Ciertamente, el movimiento opositor venezolano debe fundamentarse en la no violencia, la resistencia pacífica a tenor del art. 350 de nuestra Constitución, unitario con todos los movimientos democráticos del país y bajo la conducción de nuestros líderes políticos, responsables de dirigir estas jornadas con gran desprendimiento y despojándose de sus agendas personales, las cuales han de ser continuas, masivas, inquebrantables, para que sean contundentes.

Los profesores universitarios estamos en el deber de acompañar a nuestros estudiantes; orientarlos, protegerlos, hacer valer y defender sus derechos. Ellos son nuestra razón de ser en la institución. Cada uno de esos muchachos son nuestros hijos y no los podemos abandonar en esta lucha que están librando por su futuro. Ellos están luchando por un país de oportunidades, paz, progreso, libertad, al cual tienen perfecto derecho y nosotros estamos en el deber moral de acompañarlos y luchar codo a codo con ellos.

La Universidad como institución plural siempre debe estar al servicio de todos y debe ejercer su liderazgo social para contribuir a la superación de los conflictos y la formación de la conciencia colectiva de los pueblos, haciendo valer, en este caso, la constitucionalidad y los valores y principios que representan el alma de nuestra nacionalidad. Su líderes en cambio, comprometidos con su futuro no tenemos otra alternativa que conducir la comunidad universitaria a una lucha que trasciende la institución, puesto que estamos en un contexto que no aconseja llevar una lucha aislada y nos obliga a integrarnos con otros actores sociales y políticos en unidad de propósitos, donde no tenemos otra opción que triunfar, puesto que si se llegara a perder el país, con ella se perderá también la universidad.

LUZ PARA TODOS: EL LÍDER AUTÉNTICO Y EL GERENTE ADMINISTRADOR DE LA RUTINA

28/04/2017 by Mariatp in Opinión with 0 Comments

LUZ PARA TODOS: EL LÍDER AUTÉNTICO Y EL GERENTE ADMINISTRADOR DE LA RUTINA

 dr-cesar-ramos-parra

César Ramos Parra

Profesor Universitario

Las organizaciones todas, requieren de un plan, una estructura y una conducción para alcanzar sus objetivos. Las dos primeras están supeditadas a la tercera, la cual representa la parte dinámica de la organización y le confiere vida y acción. Por ello y sin lugar a dudas, la buena o mala marcha de una organización, cualquiera que ella sea, dependerá exclusivamente de quienes la conduzcan.

Si una organización carece de un plan realista y coherente, si los conductores de sus diversos estamentos son incompetentes y si quienes la dirigen son irresponsables o incapaces, se presenta el caos y la crisis de gobernabilidad, lo cual se profundizará si existiere una ausencia de transparencia y pérdida de valores. Eso es exclusiva responsabilidad de sus conductores. No es por tanto, la carencia de recursos la causa fundamental del deterioro organizacional. Esta suele esgrimirse para manipular, justificar y ocultar sus verdaderas razones.

Los gerentes administradores de rutinas tienen la propensión a atornillarse en los puestos de conducción, para prolongar su permanencia a cualquier costo, puesto que su objeto no es el servicio sino el usufructo del poder y el prestigio social que le otorga la posición. Ello le da la discrecionalidad de recursos económicos para viajar, pagar cuentas personales en restaurantes, vehículos y choferes, guardaespaldas, asistentes, fotógrafos y acceso a los medios de comunicación y círculos sociales, todo, claro está, a costa del presupuesto institucional, señalado por ellos insuficiente. Ante los problemas ofrece soluciones efectistas, incurriendo en actitudes demagógicas. Ingresa indiscriminadamente sin justificación, ni criterio técnico racional, familiares y allegados a la nómina. Es irresponsable y poco cuidadoso con los bienes institucionales al mostrarse indiferente ante su deterioro. Es intolerante y persigue a quien le critica, manipulando a su antojo, reglamentos y normas para llevarse por delante a quien intente cuestionarle y delatar su mal proceder. Por todo ello, su gestión es mediocre, rutinaria, poco transparente y carente de eficiencia, eficacia y efectividad.

El líder auténtico por el contrario, es motivado exclusivamente por el servicio, sentido de utilidad a los demás y al progreso y consecución de los objetivos organizacionales. Es humilde y sencillo, practica con su transparente proceder lo que exige a los demás, no busca la parafernalia que le hace actuar con arrogancia y superior a los otros; por el contrario, es comunicativo y cortés con todos, fundamentalmente, con los más humildes de la organización, a quienes trata con respeto y afecto. Aporta soluciones estructurales a los problemas, asumiendo los riesgos que puedan representar. Su estilo es innovar, construir consensos, trabajar afanosamente y con entusiasmo puesto que sabe que su permanencia en la organización será breve ya que al escalar su montaña, da paso a otros y busca una nueva y más alta para continuar avanzando y sirviendo. Es respetuoso de la norma, la cumple y aplica con firmeza, basado en un su autoridad moral, para garantizar la gobernabilidad y el orden, puesto que no tiene “rabo de paja”; de allí le deviene la respetabilidad y afecto de la comunidad, puesto que su desempeño siempre estará motivado por valores y principios. Es capaz de sacrificarse por el colectivo y lo hace con alegría para estar tranquilo con su conciencia; el desiderátum de su vida no son los bienes materiales sino la satisfacción del deber cumplido, por ser profundamente espiritualista.

Los pueblos y las organizaciones tienen los líderes o gerentes que merecen. Bien porque los eligen, a sabiendas de sus conocidas deficiencias; porque los mantienen y toleran sus desafueros por temor; porque sabiéndolos correctos no los protegen, permiten que se marchen y no los acompañan en las luchas y procesos que demanda la construcción de un destino mejor para todos. Sólo cuando los pueblos o las organizaciones se unen con sus líderes auténticos en la búsqueda del bien común, las organizaciones alcanzan el éxito y el progreso para todos.

@CesarRamosParra

 

Síguenos en Twitter: @DiarioElPregón

En Facebook: Diario El Pregón

El Pregón Venezolano

Un millón de razones… (Parte I)

27/04/2017 by Mariatp in Opinión with 0 Comments

Un millón de razones… (Parte I)

Andreina Oroño González

Andreína Rowina Oroño González

@Rowina30  C.N.P. 12040 

No hay en el cosmos soflamas para figurar el escenario de un venezolano que ha dejado su Patria “CASI OBLIGADO” por las circunstancias de un desgobierno que no le garantiza las mínimas condiciones de vivencia en su tierra, esa que lo vio nacer y en la que apostó su vida con la certeza de que estaba abriéndose camino para un futuro promisorio que nunca llegó.

Es espinoso para la mayoría de nosotros residir en otra nación, por sus diferencias culturales y condimentos adicionales, como la llamada “viveza criolla” que remarca el grado ético de la sociedad.

Mientras que en nuestro nuevo destino, muchas veces con un devenir improvisado que lo hace incierto, por ser foráneos, hay quienes intentan agredir nuestra integridad física, aventajarse de nuestra emocionalidad- doblegada y sensible por lo que dejamos- y despojarnos de las maletas que trajimos llenas de sueños e ilusiones.

Deseo dilucidar que estoy muy lejos de significar que Venezuela fue un país ejemplar de acuerdo al proceder de sus hábitos y costumbres, pero muchos conocíamos a qué nos afrontábamos y tratábamos de que no nos “agarraran” por “tontos”, “pendejos” ni “boludos”, menos por “descuidados”, pues no “dábamos papaya”.

Empero, el sentido de supervivencia nos enseña a seguir adelante y salir airosos en cada situación y decisión que tomamos, haciendo propio lo que nos es extraño, aprendiendo a valorar cada instante de vida que tenemos, bendiciéndonos con nuevas relaciones y viviendo momentos gratificantes e inolvidables.

El propósito de un despropósito…

Muchos llegamos con una mano adelante y otra detrás, buscando una mejor calidad de vida, dispuestos a archivar nuestros títulos profesionales y proponernos a las labores que se ofrecen, sin desmerecer ninguna, claro está.

Es duro admitirlo, y aún más decirlo, pero en muchas ocasiones, ni los propios conciudadanos nos “echamos una mano”.

La complejidad de la sencillez…

Muchos optamos por la proximidad a las naciones contiguas, pensando que sería más idóneo para adecuarnos con facilidad y tener “a un lado” a la familia y amistades íntimas para cuando ambicionáramos visitar; pero cada vez se fue haciendo más ancha la línea limítrofe, debido al accionar de un mal gobierno que poco a poco fue endureciendo su política de migración, cavando un pozo diametralmente complejo de saltar.

Además de la brecha geográfica, es preciso acotar que uno cree que por ser seres humanos, tenemos cosas en común, y más se hace notorio cuando somos países hermanos, pero al estar “del otro lado”, las diferencias se hacen abismales y “los parecidos” se esfuman.

Mi breve historia…

Después de vivir 4 años en la Bogotá de Colombia, y con dos años en Neuquén Capital, en la Argentina, reflexiono que antes de la hecatombe de la Venezuela de hoy, no hubiese vivido en otra nación, porque lo teníamos todo –mucho o poco era suficiente- y hoy la añoro y lloro todos los días, sabiendo que ya no existe; porque me la cambiaron completica.

La desconozco desde el seno de la maldad que sembró tanta revolución y por la que muchos o pocos defienden a ultranza, enceguecidos por un fanatismo impuesto en el inconsciente por falta de la grandeza del Dios vivo.

Lo cierto es que me hace llorar y despedaza mi alma.

A Venezuela la siento mucho… desde lo más profundo de mí ser.

Me da pesar saber que familiares y amigos padecen en carne propia los abatimientos de un país rico, pero quebrado en humanidad y riquezas, donde muchos viven en la mortandad de sus cimientos, esperanzados en que se vaya lo que llegó, y ¿De qué manera?

Es triste saberme lejos de los familiares que siempre estuvieron para mí durante mi crecimiento, sumados aquellos que la vida me regaló en compañía y amistad en mí andar por la tierra de Bolívar.

Desde el exterior sueño con llegar a mi casa natal o al vecindario donde radicaba para regocijarme en el seno familiar, conversar con vecinos y amigos cercanos, debatir con colegas que antes fueron mis profesores y/o compañeros de estudio.

Es gratificante lo que he logrado siendo extranjera, haciéndome lugar a donde quiera que voy, pero qué lindo hubiese sido haberlo hecho en Venezuela; devolverle con amor y esfuerzo lo que hizo por mí.

¿Qué si regresaría a vivir en Venezuela?

Ni siquiera sé si volverá la Venezuela que conocí y por la que tanto añoro y hoy lloro; sin embargo, esperanzada le pido a Dios que corte con tanta maldad que se ha enquistado en mi país.

Casi un final…

De acuerdo a no con mis argumentos, están basados en mis experiencias que, en ocasiones, muchas alegres y otras lastimada por las circunstancias y las decisiones -maduras o no- se convirtieron en la elección y lección de vida que escogí y que unos cuestionaron, otros aplaudieron, varios respetaron, mientras que terceros callaron.

Cifras vivientes…

A continuación les muestro como esa pequeña gran nación se ha despedazado y esparcido por el mundo, mutando y acaso despersonificándose para acomodarse a su nuevo hábitat.

  • Argentina. En el primer semestre de 2015 se realizaron 2.772 radicaciones venezolanas, lo que representa un aumento de 61,26% frente a 2014. La Dirección Nacional de Migraciones de Argentina publicó que Desde 2004 a 2015 se han aprobado 17.765 radicaciones.
  • Chile. Una de las comunidades migrantes de mayor magnitud representa 1,9%, según el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y Seguridad Pública. En total son 10.815 visas (estudiantiles, sujetas a contrato y temporarias) concedidas a venezolanos desde 2005 a 2014.
  • Colombia. En el primer semestre de 2016 han entrado 111.370. Indica el informe de Migración Colombia que las cifras consolidadas de cédulas de extranjería expedidas a ciudadanos venezolanos han aumentado 548% en 7 años. Solamente en el primer trimestre de 2015 entraron como trabajadores temporales 9.456 venezolanos a Colombia. La categoría de residencia alcanzó 3.840 durante 2015.
  • España. Viven 150 mil venezolanos aproximadamente. De enero a mayo de 2016, 1.040 venezolanos pidieron asilo en la Unión Europea (UE), casi todos ellos en España. Durante 2015, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España, 5.514 venezolanos demandaron un puesto de trabajo. Hasta el año pasado 33.842 venezolanos estaban residenciados en España, de estos, 8.665 tienen residencia de larga duración. En 2015 España otorgó la nacionalidad a 1.808 venezolanos.
  • Estados Unidos. Un estudio del Pew Reserch Center de Washington, refiere que entre octubre de 2015 y junio de 2016, Estados Unidos recibió 10.221 solicitudes de asilo venezolanas frente a las 3.810 de hace un año, un alza de 168%.
  • Panamá. En Centroamérica, el Servicio Nacional de Migración de Panamá recibió hasta mayo de 2016, 2.475 permisos de residencias de venezolanos, de las cuales fueron aprobadas 1.708. El año pasado se solicitaron 7.526 y se concedieron 6.501.
  • Entes. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe estima en más de 600.000 los migrantes venezolanos, el Banco Mundial suma 700.000; mientras la Organización Internacional para las Migraciones dice que en 2015 salieron 606.281 personas.

Continuará la parte II, el lunes 1 de mayo.

Síguenos en Twitter: @DiarioElPregón

En Facebook: Diario El Pregón

El Pregón Venezolano

Para comprender nuestra realidad

25/04/2017 by Neriogt in Opinión with 0 Comments

Para comprender nuestra realidad

Opinión

Bladimir Díaz

Para comprender nuestra realidad, es necesario tomar en cuenta que los sistemas limitados  en sus funciones básicas de producir y distribuir, son extremadamente ineficientes, y por tal, en lo político muy agresivos contra los agentes de las dos primeras funciones.

Para que el sistema funcione debe haber derecho a poseer lo que produzca. Es la mayor expresión de libertad social que podamos imaginar, y que hasta hoy ha existido. Normalmente, este tipo de mecanismos sociales impulsa las libertad económica, con el puro recato o límite que la propia realidad imponga.

Así la sociedad plural, de muchos, implica muchos propietarios. El acceso a los recursos es lo que nos libera o nos envilece.  Los clásicos son eruditos al respecto, analizan el problema de la libertad y la asignación de recursos por medio de quienes tienen los recursos, cómo se asignan, dando como resultados tres formas “buenas””y tres formas “malas de gobernar. Si uno; si varios; si todos o muchos.

Luego de mucho andar y muchos procesos traumáticos, definieron como el mejor de todo los sistemas a una combinación entre las tres formas buenas, denominada República. Complicada, si. Pero la que resulta en brindar la mayor cantidad de libertad posible. Se conjuga en elegir por todos los que produzcan y tengan propiedad, a los cuerpos denominados líder, primer ministro  y/o presidente; y un cuerpo que represente a todos, denominadas cámaras, parlamento, senado, diputados, entre otros

Todo ese proceso es llevado a cabo por la política, que busca la mayor eficiencia económica social. Diría Platón que la verdad de la política es atender los asuntos públicos. Cuando la política se asocia a intereses distintos, el crecimiento y la prosperidad se hacen mezquinos para la mayoría. Y es muy probable que, quienes asumieran su rol político en defender la propiedad, y a quienes producen terminan en manos extranjeras. De allí nacieron sistemas terribles que hoy se repiten, pero que la historiografía convencional da como ya concluidas. Vale decir la esclavitud, forma de generación y distribución de recursos, en lo político muy agresiva contra los agentes económicos y sociales. Normalmente asociada a castas políticas, autodenominados gurús o sabios, poseedores de la verdad; intelectuales amparados por acciones tiránicas. Donde producir no tiene significado social particular, porque solo el tirano tiene todo, y coloca todas las barreras posibles e imaginables para arruinar a la mayoría. Normalmente bajo regímenes legales, sumamente coercitivos y leoninos. El hambre, la miseria se apoderan de todo y de todos. Por eso se hace necesario comprender nuestra realidad

Bladimir Díaz Borges

Síguenos en Twitter: @DiarioElPregón

En Facebook: Diario El Pregón

El Pregón Venezolano

MADURO EL PUEBLO TE ODIA

25/04/2017 by Neriogt in Opinión, Política with 0 Comments

MADURO EL PUEBLO TE ODIA

Abog. Joaquin Chaparro

Joaquin Chaparro Olivero 

El esfuerzo expresado por la sociedad civil con el apoyo logístico y organizacional de los partidos políticos en las marchas realizadas en todo el país, representa una clara demostración del contundente rechazo, que sienten los venezolanos por el régimen que preside  Nicolás Maduro Moros. Esta ruptura del Estado con la sociedad civil, torna la convivencia institucional incomoda, porque las éstas pierden autonomía, pierden vigencia frente al ciudadano y este último, internaliza la incertidumbre como un fenómeno sorpresivo, políticamente inexplicable y desvía su atención hacia otros factores contrarios a los principios democráticos porque sus garantías, que están en la Constitución Nacional, se vuelven inseguras.

Los venezolanos fallecidos, heridos y detenidos en las protestas cívicas, pacíficas que están contempladas en la Constitución, no han cesado en estos cuatro años de pesadilla y no cesarán hasta ver fuera del poder al autócrata y sus enchufados. La utilización del sarcasmo político y del humor negro para referirte a las protestas de los jóvenes, de las amas de casa, de los trabajadores, de los profesionales, técnicos, profesores, en fin de toda la sociedad, constituyen una falta de respeto al pueblo, además, una burla por ofrecer una “indiferencia total” a los múltiples problemas por los cuales el pueblo te rechaza, respondiendo que estas tranquilo, que “vas a jugar pelotica con el Winston y el Diosdado”, eso revela una tremenda desfachatez e irresponsabilidad de tu figura como jefe de Estado.

La sociedad venezolana no olvida las fallas que durante tu régimen has tenido como  mandatario. Las críticas a tu desempeño al frente de un país que se muere de hambre, por desnutrición, de mengua en los hospitales, en las calles por la delincuencia y ahora, por los efectivos de la GNB dirigidos por Padrino López, tu Ministro de la defensa, te condenan a un mal recuerdo nacional que te lleva a ser parte de la historia política venezolana como el mandatario más odiado, mucho más que el propio Guzmán Blanco y el dictador Juan Vicente Gómez.

Pido a todos los venezolanos que  tengamos firmeza, confianza y determinación, que no abandonemos la calle (protesta), ante la represión más salvaje del continente, porque ni las dictaduras del cono sur de los años 60, 70, 80 o de los 90, reprimieron con tanta furia a sus pueblos. Les pido resistencia y vehemencia ante el desastre y decadencia del “revolucionario” socialismo del siglo XXI que resulto ser la estafa política más cruel de los últimos 50 años en el continente, pido sin descanso,  luchar y luchar por una Venezuela libre.

Desde los estados como el Zulia, fortaleceremos las movilizaciones en Caracas con apoyo de otras regiones para garantizar presencia ciudadana. Venezolanas y venezolanos, la protesta en la calle de forma cívica y pacífica, es un derecho constitucional, es una obligación ciudadana para lograr el cambio político para dejarle un país democrático a las futuras generaciones y  sobre todo que lo sepa Maduro: El pueblo te odia.

Twitter @joaquinchaparro

Síguenos en Twitter: @DiarioElPregón

En Facebook: Diario El Pregón

El Pregón Venezolano

Sainete en cápsulas: Se les perdió hasta el costurero

08/04/2017 by Mariatp in Opinión with 0 Comments

Sainete en cápsulas: Se les perdió hasta el costurero

Jose Luis Zambrano

 MgS. José Luis Zambrano Padauy

Este es un país de remiendos. Más que eso, llegan a zurcir esquemas para retroceder cuando todo se les cae encima. Así como el granuja que falla su escaramuza y huye despavorido por los callejones sombríos.

Como siempre, se hayan desarmados de propuestas para la buena digestión de la multitud y de planteamientos idóneos para propiciar la producción de ideas e insumos. Sólo saben izar la componenda de la indignación.

Arman tramoyas, unas tras otras, rudimentarias, indecorosas y absurdas, propias de aquellos que conocen de la existencia de las leyes, pues ellos mismos las crearon, pero que todo el tiempo las trasgreden con descaro.

Esta vez, al igual que con la supresión de antojo del billete de cien y complicado en su propio laberinto de bolsillos, debieron echar para atrás la locura de eliminar de un sólo plumazo judicial, la capacidad beligerante y democrática de la Asamblea Nacional.

Nuestra ruina nacional no está para caprichos desventurados de los truhanes de siempre. Hasta sus países más solidarios frente a esta chifladura política, miraron con gran recelo la medida y no salieron al ruedo como de costumbre, a tratar de defender los descalabros acostumbrados.

Se hallaron solos, chapoteando en la charca pestilente de sus propias equivocaciones. Tienen grandes cestos de ropa sucia repartidos por todo el país, pero ahora cayeron de bruces y, si el adagio popular refiere que la ropa sucia se lava en casa, en esta ocasión no fue el caso y el rechazo llegó hasta la Patagonia.

Fue incontable la cantidad de naciones que llamaron a sus embajadores, solicitando respuestas certeras a la atrocidad judicial develada esta semana. Aquellos gobiernos que permanecían callados, sus diputados y senadores tomaron la batuta para manifestar su consternación y solidarizarse con sus colegas venezolanos.

Pero el punto más complejo fueron los ciudadanos dispuestos a retomar las calles y a hacer justicia por sus propias manos, ante un tribunal que sólo toma dictado de las señales mal elaboradas desde Miraflores.

Para muchos, lo más asombroso fue la intervención de fantasía de la cabeza del Ministerio Público. Convincente o no, con una sonrisa socarrona, desproporcionada y vitoreada por quienes se hizo acompañar, la fiscal general de la República manifestó su rechazo al quebranto constitucional.

Se perdió el hilo de la carta magna, pues tiraron el costurero del estado de derecho al vacío y dejaron perdido el alfiler en el pajar. Ni más ni menos, optaron por asumir tamaño descalabro legal, pese a que la OEA les estaba azuzando al oído y los pareces sobre nuestra democracia estaban revueltos.

Como para no dejar dudas en todo el globo terráqueo, sobre el bocado dictatorial atragantado en nuestro país, el Presidente y sus marionetas institucionales, traman esta nueva estupidez legal de ponerle mutis eterno al parlamento y asumir todas sus competencias desde el TSJ.

Cuando el techo parecía resquebrajarse y organismo como la OEA, ONU, Mercosur y hasta la propia Unasur mostraban sus desaprobaciones por medio de comunicados, declaraciones apuradas y ruedas de prensa de asombro, el Gobierno nacional en la madrugada del sábado y con sus trasnochados arrepentimientos, detuvieron la indignante sentencia, aguantando sus rabietas comunistas y conteniendo el pronunciar las palabras de su mentor fallecido: “por ahora”.

No sé si se sentaron las bases para convencer por fin al mundo, que a diario nos abofetea una dictadura fachendosa y demagógica. Sólo estoy convencido que este gobierno indignante se lo pensará un poco más antes de volver a asumir otro entuerto del manual de los disparates socialistas.

@Joseluis5571

 

 

La estadística como estratagema en la política venezolana

07/04/2017 by Mariatp in Opinión with 0 Comments

La estadística como estratagema en la política venezolana

Opinión

El  escrutinio de la economía venezolana en el año 2016, requiere del abordaje profundo de dos categorías claves: escasez e inflación. Si bien, la noción de totalidad implica un recorrido dialéctico sin la barrera disciplinaria; en este artículo no se pretende desarrollar un abordaje exhaustivo sobre la crisis. En las siguientes líneas, se precisa a manera de exploración: el uso de los indicadores económicos como recurso argumentativo en la opinión pública venezolana.

El agotamiento del capitalismo rentístico en Venezuela, no se gestó en el gobierno de Maduro, yacería en el absurdo tal afirmación. Empero, las secuelas de la caída sostenida del Producto Interno Bruto (PIB) desde 2013, se patentizan con las hendiduras en la inversión social. ¿Cuáles son los índices tomados por el ejecutivo para su diagnóstico económico? ¿Se consideran las condiciones concretas para la toma de decisión?. Un ejemplo de esta desconexión, es la relación del salario real con la dinámica inflacionaria: el  presidente Maduro ha fijado repetidos “aumentos” salariales, que se traducen para  los trabajadores en débiles ajustes, ante la pérdida acelerada del poder adquisitivo.

Por otro lado, ¿Qué impacto tiene la restricción financiera de PDVSA? es innegable la dificultad de la empresa para cumplir con los aportes en inversión social, ante la caída de los precios del crudo. La dificultad del ejecutivo para obtener nuevos ingresos o préstamos externos, representan un obstáculo importante para mantener el ritmo de los subsidios directos o los programas sociales. El presupuesto planteado para el año en curso, se soporta en buena medida sobre la recaudación tributaria en un deprimido aparato productivo. La meta anual en materia de inflación, ha terminado desaparecida en el informe de las previsiones del ejecutivo para el 2017; evidenciando un agotamiento de la estrategia económica.

Los programas sociales llamados misiones, fueron creados en el gobierno de Chávez, permitiendo una redistribución relativa de la renta. Estos contribuyeron a mejorar el índice de desigualdad (Coeficiente Gini) bajo una inflación menor a la de sus predecesores y, con altibajos en el crecimiento. En los últimos tres años, se han aportado cifras como el porcentaje invertido en lo social, pero no se contrasta con las consecuencias de la caída del PIB. En el caso de las asignaciones directas (Hogares de la Patria) diseñada en el gobierno del presidente Maduro, los altos precios de los productos básicos, terminan evaporando la iniciativa de protección al consumo, en un mercado regulado sólo en teoría desde el gobierno.

Los datos oficiales sobre la contracción económica del año 2016, son desconocidos y, únicamente se accede a los de estudios hechos por organismos internacionales u empresas privadas. El Banco Central de Venezuela (BCV), tiene la obligación de presentar regularmente los datos inflacionarios, así lo establece el marco normativo interno. En cambio, el mutismo y el retraso en los reportes, se han convertido en los rasgos distintivos del ente. Esta omisión se puede leer claramente, a manera de reconocimiento implícito de la caída abrupta.

En las dos últimas décadas, la pugna se centró sobre la veracidad de las cifras. Inclusive, en los gobiernos que preceden a Chávez, los informes inflacionarios avalados por organismos como el FMI, estaban sujetos a la sospecha de la izquierda. En la crisis de los 90, se presumía el maquillaje de las cifras, para esconder las dimensiones reales de los efectos del paquete neoliberal del gobierno de CAP (2) y, continuado en el de Caldera. Esto llevó a una crecida inflacionaria superior al 103%, en el período de 1993-1998.

En el año en curso, la Asamblea Nacional, ha comenzado a emitir cifras de inflación sin validez para otras instancias del Estado. Es preciso señalar la pugna de la Asamblea Nacional contra el Ejecutivo, desencadenando una cesantía del parlamento, según lo dictaminado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Ante el desacato parlamentario, el gobierno del presidente Maduro ha tomado el atajo de los decretos de emergencia económica, a modo de vía operativa para librar la batalla legal contra  la “guerra económica”. Desde la óptica gubernamental, se trata de un estado de excepción, que amerita la entrega de poderes especiales al gobierno, para decidir sobre materia tributaria, de fiscalización entre otras.

Este dilema sobre los indicadores económicos no es nuevo, ni exclusivo de Venezuela.  En el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, los diputados de oposición ante el Congreso argentino, decidieron crear su propio índice inflacionario (IPC), cuestionando los datos emitidos por el INDEC. Esta institución es la encargada de la estadística oficial. La batalla de los índices de precios, involucraba a un conjunto de consultoras privadas alineadas con la oposición.  La agencia experimentó el cuestionamiento constante del FMI, arguyendo la presentación de cifras falsas.

En la actualidad, la credibilidad del INDEC sigue en vilo en el gobierno de Macri, al ocultarse la información sobre la inflación del año 2016, bajo el pretexto del “apagón estadístico”. No obstante, el respaldo del FMI a la gestión del nuevo gobierno, ha terminado por levantar las sanciones al INDEC. La estimación de las consultoras privadas, las universidades y el Índice del Congreso en Argentina, revelan los graves efectos de las medidas de shock en materia económica. El incrementó de la  inflación  se estima a niveles mucho más altos que el promedio regional, sólo debajo del comportamiento de Venezuela. Estas cifras difieren totalmente de las presentadas por el gobierno de Macri.

Si bien, en el caso argentino se presenta una alta inflación, no se puede extrapolar para el estudio venezolano. Lo rescatable de la comparación, no son los datos en sí, ni tampoco la contraposición de los modelos económicos que es materia para otro texto; en este caso se trata de advertir el uso clave de la estadística o de los indicadores económicos, en la argumentación política. Es elemental mencionar a Joel Best, cuando apunta a la comprensión de la estadística como “construcción social”; lejos del reino de la matemática pura. Los actores políticos sin distinción de ideologías, recurren a la estadística a modo de instrumento retórico  frente a la opinión pública y, convierten a los organismos técnicos en una parte esencial de la confrontación.

Partiendo de esta premisa, se puede reflexionar sobre las gestiones del BCV y el INE en Venezuela. En los últimos años, se convocó a expertos para modificar la metodología en el cálculo de la inflación y del PIB.  En el fondo, la emisión de información económica implica un reto para la evaluación de la política gubernamental. Frente a las distensiones, el uso de las estadísticas pasa de ser un problema de los técnicos para convertirse en material bélico de primer orden en la ofensiva política. ´

La omisión del BCV y el INE, son paleadas con otros indicadores oficiales. Así, lo imperioso es el número de viviendas construidas, el número de toneladas de alimentos distribuidos o el porcentaje de la inversión social. La inflación o la escasez desaparecen en números y, se subsumen en un discurso genérico contra la agresión externa (imperialista) e interna de los grupos de oposición (derecha). En contraparte, la oposición desconoce el origen estructural de la inflación y, tratan de presentarla como un fenómeno chavista, haciendo hincapié en el espinoso ciclo de Maduro.

El Banco Mundial, la CEPAL y el FMI, exponen una recesión continua durante los últimos 03 años en Venezuela. La contracción en 2016, se estimó entre los 8 pts. a 10 pts.; con niveles de inflación superiores al 100%; ubicando al país en el tope del ranking mundial. En el escenario más optimista, presentado por la CEPAL, la recuperación económica luce distante para Venezuela. Precisamente, ante el escenario caótico presentado en los reportes de las agencias privadas o los organismos internacionales, el gobierno recurre al reconocimiento de la FAO en materia de alimentación, o a las cifras diseccionadas de los informes de la CEPAL, como la esperanza de vida.

Los síntomas del malestar económico son evidentes en lo cualitativo. El  brutal desplome del salario real, la perversión del control de cambio y, la dificultad para el acceso a los productos básicos, son parte de la cotidianidad de los venezolanos. La caída de los precios petroleros, desequilibró los ingresos en divisas del país, creando serias dificultades para las importaciones y el pago de la deuda internacional. Adicional, la sequía obligó a la reducción de las operaciones de empresas estatales y privadas en 2016, ante la inestabilidad energética altamente dependiente del sistema hidroeléctrico.

Los reportes de organismo de investigación no gubernamentales, presentan la evolución de los precios de la canasta básica, a niveles astronómicos para el ingreso promedio de los hogares venezolanos. Es complicado para quienes no conocen la dinámica interna del país, percibir la diferencia en los índices de precios tomados desde las entidades oficiales, las agencias privadas y los institutos de investigación.

En síntesis, el problema no reside sólo en la autenticidad de la fuente, sino en el contexto de las cifras. De esta forma, mientras el gobierno titula en sus medios de comunicación el número de familias beneficiadas con su mecanismo de distribución de alimentos (CLAP), basado en precios por debajo del salario mínimo (regulados), el resto de los medios asumen los de organizaciones que reflejan los precios abiertos (especulativos), donde el  salario mínimo es incapaz de cubrir el 10% de los productos básicos.

En los últimos años, la diferencia entre los datos oficiales y no gubernamentales, cruza al límite de lo inconcebible.  No se trata de pequeños puntos porcentuales del cálculo o de errores en alguna variable. Es simplemente, la consecuencia de una economía distorsionada, asentada en un sistema de triple tasas de cambio y, un poderoso mercado clandestino alentado por la lucrativa actividad del contrabando y la reventa interna. En distintas modalidades operan redes de comercialización paralelas, bautizadas con el eufemismo de “bachaqueo”. La distribución de alimentos desde los CLAP es irregular, empujando a satisfacer el consumo en el mercado ilegal ante la escasez de productos en las cadenas de comercialización regulares.

¿Cómo se puede mapear la pobreza sin indicadores económicos? El análisis cualitativo de los datos económicos, es fundamental para el diseño de las políticas públicas. No obstante, a la hora de pensar en opciones, los centros de investigación académicos tampoco están exentos del modelaje de la opinión pública. En el caso venezolano, las universidades autónomas son un espacio de confrontación directa con el gobierno, impregnando el entorno de su producción académica; el resto de las universidades bajo control gubernamental, disponen de exiguos observatorios o think tanks que aporten reportes sobre el comportamiento de las variables económicas.

A modo de cierre, es importante recordar los espasmos del capitalismo y, su agonía a nivel global. Los sectores reformistas y neoliberales, tratan de aprovechar los traspiés del chavismo en materia económica, para etiquetar como irrealizable cualquier iniciativa anticapitalista. Por ello, es desacertado presentar la experiencia venezolana, como una prueba inexpugnable del fracaso socialista, a sabiendas que hace aguas  el capitalismo rentístico y su condición periférica.

José Fortique / @jfortique

E. Rincón: No aclares que oscurece

07/04/2017 by Mariatp in Opinión with 0 Comments

No aclares que oscurece

Efrain Rincón Marroquin

Efraín Rincón Marroquín (@EfrainRincon17)

Las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia fueron la lanza que rompió el hilo constitucional en Venezuela. Irónicamente, los magistrados de la Sala Constitucional, con alevosía y conocimiento de causa, fueron los artífices de un golpe de Estado que, desde hace bastante tiempo, viene fraguándose desde Miraflores. Fue un error inexcusable para los demócratas del mundo, pero el régimen supuso que si lograban el objetivo, entonces, la dictadura garantizaría su entronización en el poder por tiempo indefinido.

Pero como diría la Grey Zuliana, “les salió el tiro por la culata”. Si algo faltaba para declarar oficialmente al régimen como una dictadura, el TSJ lo logró sin mayores problemas. Lo que muchos venezolanos decíamos, ahora es una verdad inocultable para el país y el resto del mundo. La democracia que los venezolanos construimos con tantos esfuerzos y sacrificios, Nicolás Maduro se encargó de destruirla haciéndonos creer, como si fuésemos pendejos, que se trata de una controversia entre poderes, dirimida gracias a la intervención del Consejo Nacional de Defensa. Un golpe es un golpe y, en efecto, los golpistas deben asumir las consecuencias políticas, jurídicas y éticas que acarrea la violación de la Constitución y la traición a la patria.

La ignorancia, la falta de sentido común, la arrogancia y la violencia, son elementos que gravitan alrededor del laberinto en el que vive el gobierno, impulsándolo a cometer errores que ayudan a cavar su propia tumba. Este es el principio del fin. Después de esto vendrán eventos, seguramente difíciles y cruentos, que abrirán los caminos de la libertad y de la democracia en Venezuela.

El régimen sabe que no las tiene todas consigo. Mientras más aclara los hechos acontecidos, mayor oscuridad se cierna sobre su débil figura, aunque a los ojos de unos pocos pareciera todavía invencible. Maduro se dejó secuestrar por los radicales –no sé si por ingenuidad o por convicción-, y ellos serán los responsables de la caída de su gobierno y del profundo rechazo que la revolución chavista genera en millones de sus antiguos seguidores. Dilapidaron el capital político atesorado por Chávez, pensando que sus decisiones son infalibles y que el mundo no apoyaría a la maltrecha democracia venezolana. Se equivocaron de plano. El mundo entero rechazó con contundencia el golpe perpetrado por Nicolás Maduro, en complicidad con el TSJ, dejando al descubierto la vocación autoritaria del régimen. El mundo se encargó de proclamar lo que estamos experimentando desde hace mucho tiempo, ¡Venezuela es una dictadura!

Ahora vendrán los comentarios de algunos opinadores de oficio de la “oposición” venezolana, con la intención de sembrar desesperanza y endosarle al régimen poderes ilimitados, con capacidad para destruir cualquier vestigio del cambio que se acerca. Dirán que eso es un guión perfectamente orquestado por el G2 cubano para asesinar de una vez por todas la disidencia democrática; o, que la ingenua oposición pisó el peine de la Fiscal General pretendiendo generar confusión e incertidumbre, armas que el régimen sabe manejar muy bien.

Dirán otros que esto es un nuevo show que terminará dándole mayor poder al régimen y más debilidad a la oposición. En ese escenario tóxico, la desesperanza aprendida podría empoderarse otra vez, neutralizando la convicción que un nuevo amanecer está cerca en nuestra maltratada nación. Por tal razón, sin pretender ser futurólogo, esbozaremos algunas razones que nos dan pie para afirmar que el inicio del fin del régimen ya llegó.

  1. A pesar de la crisis de la política, la idea prevaleciente en el mundo contemporáneo es que la democracia es un sistema político perfectible que garantiza la mayor dosis de legitimidad política. La libertad apoyada por la democracia, es una actitud compartida mayoritariamente por las naciones del mundo. En este escenario, una dictadura es incómoda y se granjearía el desprecio internacional, haciendo efímera su existencia. No faltará quien mencione a la longeva dictadura cubana; pero estos tiempos son diferentes y afloran factores que en aquella época eran irrelevantes. Pregúntense por un momento, ¿qué había hecho Fidel Castro después de 18 años de la revolución, es decir, en 1976? La revolución se había consumado totalmente y no quedaba rastro alguno de la disidencia cubana; todo permanecía bajo su control férreo y asesino. El chavismo-madurismo, en ese mismo lapso de tiempo, todavía está bregando con una oposición que ya no está representada sólo en partidos políticos, sino que aglutina más del 80% de la nación. No han podido acabar con nosotros; ni podrán acabar con la llama libertaria que aun arde en nuestros corazones.
  1. La vulnerabilidad del régimen no podía estar en peores condiciones. A nivel interno, las decisiones políticas (perseguir y encarcelar a los opositores, disolver la Asamblea Nacional, aumentar los controles gubernamentales, etc.), no producen el mejoramiento de la economía, el peor calvario de los venezolanos hoy por hoy. Todo lo contrario, la situación socio-económica se agrava acercándose a escenarios de explosividad social, porque la causa de este desastre descomunal descansa en el modelo político-ideológico que la tríada Maduro-Cabello-Tarek pretenden mantener a toda costa. Mientras este modelo sobreviva, mayor serán los problemas económicos y más grave se tornará la ilegitimidad del régimen. A nivel internacional, acabada la chequera petrolera, los apoyos automáticos están desapareciendo. La diplomacia venezolana no tiene capacidad para soportar el vendaval que se ha desatado en el mundo por la ruptura de la democracia venezolana. Los aliados del régimen son pocos y, en la medida que mermen los favores, desaparecerá la solidaridad con la revolución. Cada día que pasa, se suman más naciones en contra del régimen, lo cual se constituye por ahora en apoyo tácito a la oposición democrática.
  1. El chavismo no es un grupo monolítico. Hoy hay tantas facciones como seudo-líderes que desean abrogarse el protagonismo revolucionario y la continuidad del régimen. El que ponía en cintura a sus locos, ya no está entre nosotros. Y dentro de estas consideraciones, encontramos a una fuerza armada que, en una proporción significativa, se resiste a validar los desafueros de un régimen que los arrastra a la ignominia, es decir, al deshonor y al descrédito de quienes han perdido el respeto de la inmensa mayoría de los venezolanos.
  1. Y, finalmente, el desespero que produce estas horas aciagas para el régimen, los lleva a cometer más errores, terminando de afianzar la imagen de dictadura que hoy proyectan nacional e internacionalmente; de esta manera colocan los ladrillos que hacen falta para construir el sepulcro donde enterrarán a su revolución tóxica, destructiva e inmoral.

El fin está cerca pero éste no es ni automático ni mágico. Aunemos esfuerzos, privilegiando la unidad nacional como la virtud suprema que nos garantice sortear exitosamente las dificultades actuales para rescatar para siempre la libertad y la democracia que unos forajidos pretenden destruir.

Profesor Titular de LUZ

SUBSCRIBETE AL BOLETÍN
PREGÓN TV
DIGIBUJO DEL HUMOR CON AROG
EL MUNDO EN IMÁGENES
  • 3 de mayo: “En Venezuela no habrá total libertad de prensa”
  • Editorial triste de despedida
  • Detienen a tres militares por el asesinato del periodista zuliano Álvaro Cañizales
  • Otro medio de comunicación a manos de testaferros oficialistas
  • Óscar Iván Zuluaga, el feroz opositor a una paz ‘sin condiciones’ en Colombia
  • Reporteros Gráficos conmemoran su día recordando la impunidad con la muerte de Jorge Tortoza
  • Ante la crisis política en Venezuela los Periodistas Gráficos tambien son “socorristas”
  • En febrero aumentaron 500% violaciones de la libertad de expresión en Venezuela
Flag Counter
ENTRADAS RECIENTES
  • Propuesta de Maduro para la Constituyente es nula constitucionalmente
  • Dr. Ricardo Fernández: Tercera gira internacional desarrollando tratamientos oftalmológicos
  • Presidente Leonardo Fernández: “Seguiremos plantados en resistencia ciudadana”
  • De 1ras. Planas: El dictador no correrá*. Por ahora…
  • LUZ  para todos: UNIDAD, FIRMEZA Y FE!
  • @PanchoArias2012: Abusan con la comida del comedor zamorano de Coquivacoa
  • Un análisis justo:  UN SEPULTURERO LLAMADO NICOLAS MADURO
  • Golpe mortal
  • Sainete en cápsulas: Los desvelos de un dictador
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES
Para dar cumplimiento a lo establecido en la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, a continuación se indican los datos de información general de este sitio web:
•Titular:
Imágenes, Producciones y Publicidad, C.A.
•Dirección:
Calle Joaquin Mier N 2 piso 3 codigo postal 008840 Viladecams
BARCELONA
Barcelona,1010a
ES
•Delegación en Cipolletti, Argentina:
Lisandro de la Torre
•Contacto:
info@elpregon.net