El Pregón
Espacio Publicitario disponibleTamaños 460x75px hasta 780px depende del tipo de publicidad contratada

Esperanza viva

18/03/2017 by Neriogt in Opinión with 0 Comments

Esperanza viva

Efrain Rincón Marroquin

Efraín Rincón Marroquín (@EfrainRincon17)

Son muchas las oportunidades en las que en mis artículos de opinión me he referido a la esperanza, como una actitud que permite fortalecernos para sortear con éxito las dificultades que experimentamos. La esperanza se define como “el estado de ánimo en el cual se cree que aquello que uno desea o pretende, es posible alcanzarlo”; por ende, la esperanza está encaminada a la consecución de un objetivo o propósito.

Quisiera expresar mis ideas en torno a la esperanza, en el contexto de la actual realidad del país, porque de poco serviría hablar de una esperanza fundamentada en deseos o en buenas intenciones que creen que del cielo bajarán las soluciones a nuestros problemas, mientras tanto preferimos cruzarnos de brazos porque en cualquier momento llegará el maná prometido.

De lo que quiero hablar es de una esperanza viva, moldeada por testimonios que nos hablan de lo positivo que podemos hacer como sociedad, si sabemos utilizar las capacidades y los talentos con el que nos bendijo el Señor. La esperanza es el reflejo de la tenacidad y constancia de los seres humanos para alcanzar sus más caros anhelos. Si creemos que no somos capaces de transformar una realidad, porque el determinismo histórico no lo permite, entonces, la esperanza es sólo un lamento de aquello que pudo ser y no fue.

La expresión más legítima de una sociedad en crisis, es la aspiración del cambio de rumbo para enderezar los entuertos; y, el alimento que nutre al cambio es la esperanza, porque sin ésta careceríamos de la energía suficiente para prender los motores de la lucha que nos permita construir un sistema democrático en el que la libertad, la justicia y el progreso para todos, sean los valores fundamentales de la sociedad. Es saludable no enfrascarnos en la crisis que vemos y sentimos dolorosamente cada día de nuestras vidas; ya sabemos cuáles son los problemas, las angustias y los sufrimientos de la gente; pero, además, sabemos quiénes son los responsables directos de las desgracias de la nación. Faltaría preguntarnos qué podemos hacer para salir de esta tragedia que amenaza con anularnos como sociedad civilizada. Debemos llenarnos de la fuerza interior que nos impulse a mirar más allá de nuestras limitaciones y debilidades y nos de luces para responder tan compleja pregunta.

La construcción de una esperanza viva es tarea de todos; en la medida que estemos conscientes que podemos lograrlo, mayores serán las posibilidades de triunfo. La esperanza nos exhorta que miremos el pasado para recordar que Venezuela vivió otras épocas de oscuridad y dictadura, pero fueron superadas gracias al empeño de los venezolanos. En diciembre de 1957, después del plebiscito ganado fraudulentamente por Pérez Jiménez, todos pensaban que la dictadura se entronizaría por 10 años más, un mes después el sátrapa abandonó Venezuela huyendo como un vulgar cobarde.

Por mucho tiempo fuimos vistos como una sociedad indigna de la democracia por nuestra vocación caribe. Todos coincidían que, por ejemplo, Argentina, Uruguay, Chile, eran naciones que, por su influencia europea, eran sociedades profundamente democráticas. La historia nos cuenta que mientras estas naciones sufrían cruentas dictaduras, Venezuela disfrutaba de un largo período de estabilidad democrática, considerada como referente para el resto de la región latinoamericana. También llegamos escuchar que, una vez que se fueran las transnacionales del país, los venezolanos no sabríamos administrar la industria petrolera. Los hechos nos dicen que PDVSA logró ubicarse entre las primeras más importantes petroleras del mundo, con estándares de calidad y meritocracia similares a las de naciones del primer mundo. Hemos sido capaces de superar dificultades; tenemos la capacidad para hacerlo. Entonces, no es tiempo de subestimarnos y pensar

que una minoría corrupta, incapaz e inmoral pueda más que la inteligencia y determinación de todo un pueblo.

Lo otro que debemos tener en cuenta es la responsabilidad de cada quien, y aquí los partidos democráticos y sus líderes tienen un compromiso excepcional. No es el momento de la competencia entre aliados; competencia asociada con la pelea, la descalificación, con la peor miseria humana. Con semejante actitud están enviando un claro mensaje al país; si no son capaces de unirse y respetarse para que puedan trabajar unidos por el país, trazando una estrategia común que desemboque en un plan mínimo de reconstrucción del país, no pueden esperar que los venezolanos podamos confiar en ellos para que nos gobiernen en un futuro. La esperanza viva exige que nuestros partidos sean responsables y acompañen al pueblo en sus sufrimientos. Exige, además, una alta dosis de entrega y desprendimiento, sentido de pedagogía para señalar el rumbo que más nos convenga a todos. La esperanza obliga a que permanezcan absolutamente unidos, porque sólo así lograremos rescatar la democracia y la libertad que estos pillos revolucionarios nos arrebataron.

Los empresarios, comerciantes y productores deben asumir una posición más firme y patriótica, porque con este modelo ideológico lo seguro es la bancarrota y la ruina total. Deben combinar el lucro legítimo con la solidaridad y la responsabilidad social. Aquel productor que pretenda lucrarse con las necesidades ajenas, no es digno de formar parte de un sector absolutamente necesario en la reconstrucción del país. Este mensaje va especialmente dirigido a quienes se han enriquecido a la sombra del gobierno, aunque ello signifique profundizar el festín de Baltazar que ha convertido la corrupción en la piedra angular de este régimen hambreador.

Las universidades, los profesionales, los intelectuales, los técnicos debemos aportar nuestros conocimientos, iniciativas e ideas en la construcción del futuro nacional, asumiendo con dignidad y entereza el liderazgo dentro de una sociedad que aspira conectarse con el conocimiento, como palanca fundamental del desarrollo contemporáneo. Desde nuestros sitios de trabajo debemos contribuir con lo mejor que tenemos para que el régimen entienda, de una vez por todas, que la aspiración por el cambio le pertenece a millones de venezolanos que estamos hartos de tanta desidia, atraso e incapacidad.

Unidad, organización, sacrificio, inteligencia, inclusión y solidaridad, son aspectos claves en circunstancias en las que pareciera que todo está perdido porque el régimen está más fuerte que nunca. No nos dejemos apabullar por quienes se aferran al poder por el inmenso miedo que les produce quedar fuera de él. Todos somos necesarios en esta hora de Venezuela, hasta aquellos que a veces pensamos que por ser “fieles” al régimen no pueden saltar la talanquera. No cerremos puertas antes de tocarlas, porque podríamos perder oportunidades para robustecer la esperanza viva que nos permita liberarnos de estas siete plagas de Egipto.

La esperanza no es un deseo bobalicón, ni ilusión estéril; es la certeza viva que nos indica que podemos lograr el objetivo, con unidad estratégica y organización ciudadana, haciendo uso inteligente y oportuno de nuestras capacidades y talentos como sociedad para vencer a la mafia que impide que vivamos con libertad y dignidad en esta tierra bendecida por Dios.

Profesor Titular de LUZ

Síguenos en Twitter: @DiarioElPregon

En Facebook: Diario El Pregón

El Pregón Venezolano

Tagged ,

Related Posts

Espacio Publicitario disponibleTamaños 460x75px hasta 780px depende del tipo de publicidad contratada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Realiza el Cálculo *


*

SUBSCRIBETE AL BOLETÍN
PREGÓN TV
DIGIBUJO DEL HUMOR CON AROG
EL MUNDO EN IMÁGENES
  • 3 de mayo: “En Venezuela no habrá total libertad de prensa”
  • Editorial triste de despedida
  • Detienen a tres militares por el asesinato del periodista zuliano Álvaro Cañizales
  • Otro medio de comunicación a manos de testaferros oficialistas
  • Óscar Iván Zuluaga, el feroz opositor a una paz ‘sin condiciones’ en Colombia
  • Reporteros Gráficos conmemoran su día recordando la impunidad con la muerte de Jorge Tortoza
  • Ante la crisis política en Venezuela los Periodistas Gráficos tambien son “socorristas”
  • En febrero aumentaron 500% violaciones de la libertad de expresión en Venezuela
Flag Counter
ENTRADAS RECIENTES
  • Concejo Municipal de Maracaibo honra constancia y esfuerzo académico
  • Fedecamaras Zulia y afiliadas emiten comunicado para el Paro Nacional
  • SOS: Venezuela está en su peor encrucijada con la democracia amenazada
  • Con la Constituyente pasaríamos de la crisis a la aniquilación del país
  • Frente de los Trabajadores reivindica llamado al paro cívico de 48 horas
  • Ministro Padrino dedíquese a sacar a los cubanos uniformados de la FANB
  • Sainete en cápsulas: El valor de agregarle un cero al reloj
  • FRAUDE
  • A LA TRINCHERA COMPATRIOTAS!!!
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES
Para dar cumplimiento a lo establecido en la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, a continuación se indican los datos de información general de este sitio web:
•Titular:
Imágenes, Producciones y Publicidad, C.A.
•Dirección:
Calle Joaquin Mier N 2 piso 3 codigo postal 008840 Viladecams
BARCELONA
Barcelona,1010a
ES
•Delegación en Cipolletti, Argentina:
Lisandro de la Torre
•Contacto:
info@elpregon.net